Rosa Clará abre la Pasarela Gaudí en blanco y negro

Barcelona, 18 may (EFE).- Con una colección de Rosa Clará en la que el negro ha tenido gran protagonismo ha empezado la Barcelona Bridal Week (BFW), que este año celebra su veinte aniversario y que se ha consolidado como uno de los certámenes más importantes del mundo de moda nupcial.
Rosa Clara
Rosa Clará - colección 2011 / Foto : Barcelona Bridal Week



La colección de Clará, que cumple 15 años desde su nacimiento en 1995 en Barcelona, y de su primer desfile en este mismo marco, ha generado gran expectación porque ya había anunciado su apuesta por el negro como un recurso para las novias más atrevidas que ven el blanco demasiado inocente y buscan algo mucho más sexy, y también, porque ha empezado 45 minutos después de la hora prevista.

La cantante Paulina Rubio, que vistió un Rosa Clará para casarse, era la invitada estrella del desfile de cumpleaños, y no ha empezado hasta que la mexicana ha entrado en la sala de desfiles rodeada de una nube de fotógrafos.

Otro activo ha sido la presencia de la modelo y actriz Mischa Barton, muy conocida en la prensa de corazón estadounidense, que ha vestido el último traje del desfile, muy escotado, vaporoso, de gasa, y de falda muy amplia.

Muchos hombros al descubierto, mucho tul, corsés aplicados de la alta costura a la novia, y aires años veinte en líneas y bordados resumen la esencia de lo presentado en la pasarela, además del contraste del negro.

Aunque no ha sido la primera en combinar este color con el blanco nupcial, ha querido arriesgar con algunos vestidos totalmente en negro, e incluso ha hecho el mismo vestido en dos colores con un resultado sobresaliente.

Cintas de terciopelo negras para marcar cintura sobre el blanco, encaje negro sobre cuerpo blanco, pendientes y collares de azabache, y hasta guantes largos negros han sido un contrapunto al blanco tradicional que cada vez es más nieve e inmaculado.

En la colección también ha hecho un guiño a los vestidos cortos, con cinturas muy marcadas y faldas muy voluminosas de gasa, con volantes triples y con mucho movimiento, para complacer a todas las novias.

Artífice del gran revulsivo que ha sufrido en los últimos años este sector y referente indiscutible de las tendencias de moda nupcial, Rosa Clará ha demostrado que la innovación que supuso apostar por creadores consagrados para sus colecciones e incorporar el factor moda a los trajes de novia fue un acierto, y prueba de ello es que factura 60 millones de euros, y crece pese a la crisis.

Hasta el viernes, cuando Pronovias, el otro gran gigante de la moda nupcial, ponga el punto final a esta BFW, en la Barcelona fashion Week están previstos 23 desfiles en los que 27 diseñadores mostrarán sus últimas colecciones.

Además de Clará, asisten a esta Semana de la moda nupcial Cymbeline, Elisabeth Barboza by Pronuptia Paris, Juanjo Oliva y Lee Seung Jin, Ana Torres, Cabotine, Franc Sarabia, Francis Montesinos, Frans Baviera, Fuentecapala, Jesús del Pozo, Jesús Peiró y Jordi Dalmau.

También estarán presentes Matilde Cano, M&M, Model Novias, Novia d,Art, Patricia Avendaño, Pepe Botella, Piedad Rodríguez, Raffaello, Raimon Bundó, Sonia Peña, Teresa Ripoll, Victorio & Lucchino, White Day by José Mª Peiró, Yolan Cris y Pronovias, que cerrará los desfiles.

El calendario arranca mañana con Jesús del Pozo que ha anunciado tejidos drapeados, plisados y cortes al bies para sus últimas propuestas y que este año ha preferido volver a los tejidos tradicionales de siempre, pero con toques nacarados.

Siete desfiles están previstos para el miércoles, y de los más esperados, como siempre, los de Victorio & Lucchino, que despiertan pasiones en la ciudad condal.

Dèborah Hap

© EFE 2014. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.